lunes, 18 de julio de 2016

Reseña: "Viaje por España", de Hans Christian Andersen



Viaje por España, de Hans Christian Andersen

Traducción del danés, prefacio, epílogo y notas de Marisa Rey.


PUEDO CONTENER SPOILER

Aquí me hallo haciendo la reseña de un libro al que tenía muchas ganas. Hace algunos años descubrí por casualidad que Andersen había estado en Alicante, con lo que tirando del hilo descubrí que en realidad había realizado un viaje por toda España en 1862, deseo que tenía desde pequeño desde el momento en que un soldado español procedente de un destacamento napoleónico lo cogió en brazos en Odense.

Jesús Callejo en “La noche de los cuentos mágicos” de Cuarto Milenio dijo:

Tenía una obsesión profunda por conocer España y por ver si eso que le habían contado era cierto. (…) Tenía una sensación de que España era un país muy exótico; había oído cosas muy malas: había oído que las diligencias eran cajas de tortura, que siempre volcaban y volcaban donde estaba la puerta, que a los protestantes los trataban muy mal, que había una Inquisición… (…) Viene con un amigo suyo y descubre muchas cosas: hay ciudades que le gustan y ciudades que no. (…) Sabía que España era un país de tradiciones y costumbres casi medievales. Leer su libro es genial porque vas descubriendo muchas cosas que por otra parte le confirman lo que le habían contado y por otra parte España no era tan trágica como le habían dicho.


Con estas declaraciones me lancé definitivamente a buscar el libro y me enamoró al instante. La edición manejada incorpora notas a pie de páginas y unas ilustraciones preciosas que recrean los edificios antiguos que él visitó de manera precisa.

El itinerario de su viaje es este (es el índice más otros pueblos y ciudades): Junquera, Girona, Barcelona, Valencia, Almansa y Alicante, Elche, Murcia, Cartagena, Málaga, Grabada, Gibraltar, Tánger, Cádiz, Sevilla, Córdoba, Santa Cruz de Mudela, Madrid, Toledo, Burgos, Victoria e Irún y Pirineos. En estas ciudades también visita algunos pueblos que le pillan de camino y junto con su amigo Jonas Collin nos retrata todas y cada una de las vivencias. Siguiendo a Callejo, hay ciudades que le impresionan mucho y otras que le decepcionan.

Gracias a su maestría con el vocabulario, las descripciones que realiza de los edificios, las gentes, las procesiones, incluso de las corridas de toros, el autor consigue trasladarnos a 1862. Sobre todo, lo que más me ha emocionado han sido las descripciones de los momentos en los que Andersen veía a españolas de las ciudades y conseguían enamorarlo. Transcribo una de las escenas:

Por allí venía una mocita, una niña; por estas latitudes dirían que era una deliciosa joven casadera. (…) Ella entendió lo que yo le dije; sonrió, me cogió la mano, y el apretón de su mano fue como un beso, un beso infantil. A partir de esa noche quise siempre defender a las españolas. Pero ¿adónde se fue ella? Decidme algo. Había encontrado a mi musa— la gitana de ojos azules como el mar—. Se hizo la oscuridad, una oscuridad total a mi alrededor, en cuanto ella desapareció. (Página 153)
También tenemos noticia de las personas ilustres que conoce por su camino: embajadores, ministros, empresarios afincados en España, pero el autor muestra su decepción al ver el poco interés que muestran las autoridades por él.
En este enlace, podéis encontrar extractos pequeños de sus impresiones sobre las ciudades. En concreto, en este enlace aparece Elche, Alicante y Orihuela: 

Me gustaría acabar con la última frase del libro que deja en cualquier lector una agradable y fantástica sensación:
La vida es el más maravilloso de los cuentos.
Más información:


Puntuación: 5/5


OTRAS RESEÑAS: El cartero de NerudaEl mundo perdido


jueves, 7 de julio de 2016

Reseña: "El cartero de Neruda", de Antonio Skármeta


El cartero de Neruda, de Antonio Skármeta


PUEDO CONTENER SPOILER


Reconozco que tenía ganas de leer esta obra. A lo largo de la carrera de Grado en Español: Lengua y Literatura (Filología Hispánica), he oído a mis profesoras de las asignaturas de literatura hispanoamericana hablar de esta obra y cuando la vi en un pequeño mercadillo enfrente del ayuntamiento, la compré sin pensármelo dos veces.

Publicada en 1985 bajo el título de Ardiente paciencia, la novela corta nos habla de la amistad que se crea entre Mario Jiménez y Pablo Neruda en Isla Negra, Chile. El chico se ha criado en un ambiente que le desagrada y movido por su padre para que busque un trabajo, se presenta en la oficina de correos para solicitar el empleo de cartero que ofrecen con la particularidad de que solamente tendrán un cliente: Pablo Neruda. Mario Jiménez ve en este empleo una oportunidad para estar cerca del poeta y de aprender de él. Incluso, fantasea en cómo trabajar para él puede acrecentar su popularidad en el pueblo. En una de sus visitas consigue que le firme uno de sus libros y gracias a este hecho, consigue entablar amistad con el poeta que no se quedará en una simple relación cartero-poeta hasta el punto de que, en cierto modo, le ayudará a acercarse a una chica de la que está enamorado.  

Estos hechos corren paralelos a acontecimientos históricos de finales de la década de los sesenta en Chile como la propuesta a Neruda como candidatos socialista a la presidencia o su trabajo como embajador en París, sin olvidar su nominación para el Nobel de Literatura. Asimismo, la situación política del pueblo de Isla Negra también es una muestra palmaria de la convulsión política que se vivió a nivel nacional.

En general, es una novela que en menos de 100 páginas consigue captar la atención del lector con escenas cortas pero efectivas que calan bien hondo. De vital importancia es mencionar la escena en la que Neruda y Mario ejemplifican lo que es una metáfora. El vídeo siguiente pertenece a la adaptación italiana de la novela: 



sábado, 2 de julio de 2016

Reto 9: Mens sana in corpore sano



 Mens sana in corpore sano


Las sábanas me transmiten una sensación de frescura que quiero que nunca se vaya. Mi pequeño oasis en este rincón del mundo me hace pensar que alguna fuerza extraordinaria lo ha creado expresamente para mí, con lo que yo no pienso quejarme, solo disfrutar.

Me levanto de la cama y camino descalza sobre el suelo hacia la sección de la cocina. Nada de aparatos electrodomésticos del mundo civilizado, solo los muebles básicos con lo esencial para preparar la comida, comida extraída del seno de la Madre Tierra.

Una vez satisfecha con un buen surtido de frutas, me dirijo al comedor cuyas vistas me llevan a disfrutar del océano. Podría quedarme en el sofá o tendida en la hamaca para el resto de mis días solamente escuchando el sonido del mar. Mi pequeña casa se encuentra lejos de la ciudad, del desorden, de la avaricia del ser humano, de la infelicidad que asola por cualquier sitio.


Pero lo mejor de este lugar es que tú, amor mío estás conmigo en este lugar, en el que podríamos considerar el fin del mundo. 


Resultado de imagen de cabaña en medio del mar